Construcción
31 octubre, 2019
Implantación del BIM en España

El BIM (Building Information Modeling) es una metodología de trabajo diseñada para la creación y gestión de proyectos de construcción. Se trata de una metodología colaborativa, que permite centralizar toda la información relativa a un proyecto en soporte digital: desde el diseño, el presupuesto y el impacto ambiental, hasta la información de cómo se van desarrollando los plazos, los volúmenes, el mantenimiento y los demás aspectos del proyecto.

Estos sistemas suponen una gran innovación con respecto a otras formas de diseño y gestión tradicionales en los proyectos de construcción. La tecnología BIM permite la integración de la información clásica basada en planos, con la información geométrica, temporal, ambiental, de costes y de mantenimiento. Una herramienta que, en definitiva, permite el diseño y el seguimiento de los proyectos en siete dimensiones. Un gran avance en tecnología en cuanto a las posibilidades de eficiencia y de control para los proyectos de construcción.

Las cualidades y utilidades de la tecnología BIM han propiciado su implantación progresiva durante los últimos 10 años en diferentes países. Los sistemas han demostrado ser una gran herramienta para la introducción de la industrialización en el sector de la construcción. La propia Comisión Europea anima a su uso y fomento por parte de las administraciones públicas. La Directiva Europea de Contratación Pública 2014/24/UE, en su artículo 22, no solo hace referencia a la introducción de herramientas de modelado electrónico y de información en las construcciones, sino que abre la posibilidad de que los Estado miembros exijan su uso. Desde 2019 en España, todos los proyectos de más de dos millones de euros de edificación y que se realicen con financiación pública, deben estar implantados en BIM.

Por el momento, en España se ha creado un observatorio de implantación BIM cuyo objetivo es monitorizar su inclusión en las licitaciones públicas y hacer un seguimiento de la evolución de las administraciones en el uso de estos sistemas. El último estudio realizado por el observatorio nos proporciona un espejo de la tendencia en obra de edificación y obra civil en España.

Evolución temporal

El observatorio BIM fue creado en mayo de 2017 y los datos disponibles sobre la evolución BIM abarcan desde esa fecha hasta el primer semestre de 2019. Durante este período, la evolución del BIM en nuestro país muestra que no ha dejado de crecer su implantación, de una forma casi exponencial. Durante el primer semestre de 2019 se publicaron casi el mismo número de licitaciones que durante todo el año 2018, lo que además supone un 38% del total acumulado de licitaciones registradas desde 2017. En términos de inversión, durante el primer semestre de 2019 se licitaron 843, 3 millones de euros.

En cuanto a la distribución de la implantación BIM en los distintos niveles de la administración, el nivel autonómico se muestra como el mayor dinamizador. Las licitaciones a nivel autonómico suponen más de la mitad de todas las publicadas, y en términos de inversión un 55% del total desde 2017. Sin embargo, a partir del tercer trimestre de 2018 se observa una tendencia hacia una distribución más variada de la inversión en los niveles de la administración. A nivel local y nacional, durante los primeros seis meses de 2019 se duplicaron tanto el número como la inversión alcanzadas por estas administraciones durante todo el 2018.

Al observar los datos por Comunidades Autónomas, Cataluña se sitúa a la cabeza del número total de licitaciones acumuladas desde 2017, con el 41% del total; y seguida de La Comunidad Valenciana (13%), Madrid (9%), y Andalucía (9%). Sin embargo, al analizar la inversión total acumulada, Canarias (34%) se sitúa por encima de Cataluña (23%), el País Vasco (8%) y la Comunidad Valenciana (8%). La tendencia desde el cuarto trimestre de 2017 muestra una mayor variedad en la distribución de la inversión, que hasta entonces se encontraba principalmente concentrada en Cataluña. Durante el primer semestre de 2019, Madrid, País Vasco, Cataluña y Andalucía presentaron porcentajes similares de inversión.

Distribución de sectores

El estudio del Observatorio BIM en España nos permite analizar su implantación de manera específica en dos sectores principales: el sector de la edificación y el sector de las infraestructuras.

En términos generales, el sector de la edificación supone un 72% del total de las licitaciones, frente al 28% de las infraestructuras. Sin embargo, el 28% de licitaciones en infraestructuras supone también un 56% de la inversión total. Observamos por tanto que a pesar de que se licita más en edificaciones, las inversiones son de menor volumen. Aun así, podemos situar el total de la inversión en edificación en 673 millones de euros.


Quizás te puede interesar:


El sector de la edificación permanece en continuo crecimiento desde 2017. En el segundo trimestre de 2019 se publicaron un 55% más de licitaciones en este sector que durante el trimestre anterior. El sector de las infraestructuras también avanza con pasos agigantados: en los primeros tres meses de 2019 se ha licitado e invertido más en este sector que durante todo el año 2018.

En conclusión, los datos del informe indican que la implantación de las tecnologías BIM tiende a ser cada vez más generalizada, abarcando una mayor inversión; y muestra una presencia cada vez más distribuida entre las diferentes Comunidades Autónomas y entre los tres niveles de administración.