Industrial
21 agosto, 2019
Digitalizarse o morir: la digitalización como impulsor del cambio en el ciclo constructivo

La digitalización en la construcción

Si hay un sector clave en la economía española que esté entrando de lleno en la digitalización, ese es el de la construcción. Considerado como una de los más tradicionales, en los últimos años está absorbiendo y aplicando a un ritmo imparable todos los avances e innovaciones que se están produciendo a nivel tecnológico.

A pesar de que la construcción, al igual que otros ámbitos como el de la educación, presenta actualmente un bajo nivel de digitalización -con una media de madurez digital en torno a un 32% por debajo de la media de España, según el Barómetro sobre Madurez Digital en España 2018-, sí es cierto que se trata del segundo sector en nuestro país que más valora la transformación digital como palanca de cambio. De hecho, en los últimos años está demostrando con creces apostar decididamente por la transformación digital como motor ineludible para impulsar una edificación más inteligente.

Las compañías del sector de la construcción que deseen mantener su competitividad e impulsar su liderazgo en el mercado ya están incorporando todas las ventajas que supone la digitalización en general, así como las innovaciones producidas en métodos y herramientas ya existentes pero que también han tenido que adaptarse a la nueva realidad. En este sentido, el uso de metodologías colaborativas como BIM es clave en la digitalización, al igual que las herramientas de Realidad Virtual o los procesos y sistemas propios creados por las mismas compañías para convertirse en protagonistas del cambio y liderar la transformación digital del sector.

Innovaciones que permiten a todos los actores implicados en el ciclo constructivo un mejor y más óptimo desempeño de sus labores dentro de cada proyecto, una mayor movilidad y disposición de información en tiempo real sobre la evolución de cada obra, así como la visualización previa de futuras construcciones con el fin de detectar posibles fallos en el diseño o errores en alguna de las fases para que puedan ser paliados a tiempo.


Quizás te puede interesar:


La transformación de la construcción le permitirá convertirse en un sector más industrial y digital, no puede ser de otro modo. Las compañías que no estén abiertas al cambio, dispuestas a adaptarse y mejorar a nivel tecnológico estarán condenadas a desaparecer ya que, sin duda, la digitalización en general, y las herramientas para alcanzarla en particular, permitirán a la construcción experimentar una transformación paulatina en toda regla.  Una metamorfosis que le impulsará a mantener en el largo plazo su estatus como uno de los sectores económicos clave para la contribución al crecimiento de nuestro país.