Autor: Adriana Delgado Casaos

Soluciones innovadoras para el ahorro de energía en edificios

Una de las metas globales para conseguir un mundo más sostenible y respetuoso con el medioambiente es lograr que los edificios sean más eficientes. Los edificios en general son responsables de una buena parte de la producción de gases de efecto invernadero en todo el planeta. Por eso, el objetivo último sería producir edificios con gran eficiencia energética, e incluso llegar a alcanzar las cero emisiones netas de carbono.

¿Sabías que existe una tecnología que hace que los edificios cambien de color para ahorrar energía? A continuación haremos un repaso sobre lo que supone la transición energética de los edificios, para finalmente revisar esta propuesta innovadora y algunas de las soluciones que ya están presentes en el mercado a día de hoy.

Los edificios necesitan soluciones innovadoras para reducir su huella de carbono

De acuerdo con estudios de la consultora multinacional McKinsey, los edificios son responsables –directa o indirectamente- del 40 % de las emisiones de CO2 y el 25 % de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero las medidas de control sobre la eficiencia energética, nacionales e internacionales, a las que se enfrenta el sector de la construcción, suponen algo positivo para la ciudadanía y el medioambiente, y también una oportunidad de negocio para el sector.

Edificios responsables del 40% de emisiones de CO2

Dirigir la construcción de edificios hacia un futuro más sostenible supone una doble vertiente de posibilidades: en primer lugar, por la rehabilitación de estructuras ya construidas; y en segundo, por la posibilidad de impulsar el sector con una transformación y evolución para lograr edificios bajos en emisiones. Este horizonte de posibilidades traerá, según McKinsey, entre 4 y 6 millones de empleos en todo el mundo, al año.

Toda una serie de nuevas tecnologías pueden ayudar a conseguir sistemas de calefacción y aire acondicionado más limpias y verdes. Además, los fabricantes e instaladores buscarán soluciones de bajas emisiones y materiales y sistemas de gran eficiencia energética. Junto a ellos crecerá la demanda de dispositivos digitales y software específico para la gestión y optimización de todos estos sistemas.

Edificios que cambian de color para ahorrar en energía

Uno de los casos más curiosos que ha traído la actualidad reciente es el de un proyecto de la Escuela Pritzker de Ingeniería Molecular (PME) de la Universidad de Chicago (EE. UU.). Consiste en un nuevo material que, como si de la piel de los camaleones se tratara, cambia de color y se adapta, en este caso, según la temperatura exterior. Por ello, logra proteger a los edificios del frío y del calor, con lo que aumenta su eficiencia energética y reduce la factura eléctrica por calefacción o aire acondicionado.

En días calurosos, este material puede emitir el 92 % calor infrarrojo que recibe, colaborando al enfriamiento del edificio. En los días fríos, por el contrario, solo emite el 7 % de estos infrarrojos, consiguiendo así mantener la temperatura del edificio. El profesor Po-Chun Hsu, que ha liderado la investigación, lo compara con el comportamiento humano: “Esencialmente, hemos descubierto una fórmula de bajo consumo para tratar a los edificios como personas: añades una capa [de ropa] cuando tienes frío y te quitas una cuando tienes calor”.

Edificios que cambian de color para optimizar su climatización y consume energético

La tecnología desarrollada en este estudio es el de un material electrocrómico, que cambia de estado (de sólido a líquido) y de color, cuando se le aplica una corriente eléctrica. El proceso puede llevarse a cabo tantas veces sea necesario en el día y los investigadores aseguran que el material sigue siendo eficiente después de 1800 ciclos. Sin embargo, la electricidad necesaria para cambiar de color un edificio comercial solo representaría el 0,2 % del total, mientras que ayudaría a reducir la factura energética en un 8,4 %.

Soluciones actuales para optimizar la eficiencia energética en edificios

Frente a propuestas tan novedosas y futuristas como la que acabamos de comentar, que todavía hoy solo es un proyecto desarrollado en una universidad, encontramos propuestas disponibles en el mercado que colaboran a la optimización de la eficiencia energética de los edificios.

En primer lugar, el estándar Passivhaus y otras certificaciones energéticas que garantizan que la construcción –o rehabilitación- de dicho inmueble se han llevado a cabo con el objetivo de conseguir máximo confort para los usuarios, buena calidad del aire interior y consumo energético casi nulo. Para lograr este estándar es necesario poner en práctica un enfoque holístico que incorpore: protección de las radiaciones solares; ventilación natural nocturna e inercia térmica; sistemas y equipos de climatización e iluminación altamente eficientes; instalaciones de calefacción y refrigeración eficientes.

Por otro lado tenemos la aerotermia, una tecnología muy extendida a día de hoy: es un sistema basado en la termodinámica, que utiliza bombas de calor para climatizar una vivienda o calentar el agua (agua caliente sanitaria). Otro sistema muy pujante actualmente es el SATE (Sistema de Aislamiento Térmico del Exterior), que se basa en una combinación de materiales que permiten un mejor aislamiento térmico y acústico de la vivienda mediante su instalación en los muros exteriores de la vivienda.

Por último, la digitalización de la vivienda ha traído consigo una nueva ola de sensores: la sensorización de los hogares consiste en aplicar las nuevas tecnologías acompañadas de dispositivos conectados e inteligentes que se comunican entre sí y permiten aumentar el confort de los usuarios. Desde iluminación inteligente hasta detección de elementos nocivos, pasando sistemas de climatización.

Digitalización y construcción industrializada, aliados por el futuro de la construcción

Digitalización del sector de la construcción y la construcción industrializada, dos tendencias en España

En este blog os hemos contado que 2022 fue un año positivo para el sector inmobiliario. En este contexto positivo, la construcción se enfrenta a una demanda de vivienda disparada, entre otros muchos retos.

La transformación que está viviendo el sector de la construcción es producto de la confluencia o convergencia de diferentes aspectos: la digitalización del sector, entre otros, y la construcción industrializada, que nosotros abanderamos con ávita.

La digitalización de la construcción es esencial para el despliegue de la construcción industrializada y viceversa. A continuación analizamos la importancia de estas dos tendencias trabajando conjuntamente y las posibilidades del sector para el futuro próximo.

Construcción industrializada: la evolución del sector

Ya en noviembre de 2020, cuando publicamos nuestro primer Libro Blanco sobre la Industrialización de la Construcción, se planteaba la siguiente pregunta: ¿Es la construcción industrializada la optimización del sector de la construcción o una transformación profunda que reforme los procesos de raíz? Nuestros colaboradores de CEMEX Ventures ponían esta pregunta sobre la mesa en su artículo “Construcción industrializada: ¿Optimización o transformación?

Digitalización del proceso de construcción industrializada. Maquinaria en fábrica de construcción industrializada de ávita

Hoy ya sabemos que la industrialización es una realidad tangible, que además se está poniendo a prueba ante la acuciante demanda de vivienda en nuestro país. Sus ventajas son innumerables: desde la reducción de los plazos de producción y entrega; el aumento de la sostenibilidad de los procesos (reducción de residuos, control de las emisiones en fábrica, etc.); hasta una mayor garantía de los derechos de los trabajadores y la especialización de la profesión.

Precisamente en esa tecnificación de los procesos entra en juego la digitalización. Porque en una fábrica de construcción industrializada cada elemento está calculado al detalle, y para ello se necesitan profesionales cualificados que cuenten con las habilidades requeridas para el desempeño de sus tareas.

La digitalización como habilitador del progreso del sector

La construcción industrializada es el producto de la modernización de la construcción, pero también de una apuesta por la sostenibilidad y reconversión hacia un sector futuro más limpio, además de un impulso de la calidad y fiabilidad de las ejecuciones en obra.

Las soluciones digitales conceptuadas para el sector AEC (arquitectura, engineering and construction) consiguen precisamente ese viaje hacia un nivel más allá. Un nivel donde la construcción sea más precisa, más eficiente, más sostenible y más digital.

Edificio digitalizado mediante BIM para la Construcción Industrializada

Además, la digitalización ha supuesto una transformación ya no solo de todo tipo de sectores, sino de la vida de cualquier ciudadano del mundo. Desde la popularización de internet o la democratización de los dispositivos digitales, hasta el desarrollo de lo que hoy llamamos Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0,  la digitalización de todos los aspectos del mundo en que vivimos ha sido total.

Por lo tanto, entendemos que la construcción no ha estado exenta de esta transformación. Y en esta coyuntura, digitalización e industrialización van de la mano. No se puede industrializar, con la tecnología actual, si no se digitalizan procesos.

Sin digitalización no hay construcción industrializada

Partiendo de las fases iniciales del desarrollo de un inmueble, hoy se aplica la metodología BIM, dentro de un ecosistema de soluciones digitales. Desde el diseño de las estructuras, a cada uno de los elementos constructivos, se crea un registro digital formulado para el ensamblaje (si es un elemento fabricado por construcción industrializada) o la ejecución en obra, y cuyo fin es servir durante toda la vida del edificio, incluyendo la gestión y mantenimiento, hasta un posible reciclaje final.

Dicho de otra forma, la digitalización no solo es imprescindible para los procesos en fábrica, sino de algún modo esencial para la propia vida de un determinado inmueble. Pero no solo la gestión de los planos y los modelos BIM están digitalizados, sino que las herramientas de comunicación y seguimiento del proyecto son digitales, u otros procesos como la gestión de tareas e incidencias, tanto durante como después de la entrega.

De acuerdo con el informe “El sector de la construcción y las tecnologías de la información y la comunicación”, del Observatorio Industrial de la Construcción, de la Fundación Laboral de la Construcción, la construcción es una de las actividades menos digitalizadas de la economía española. Sin embargo, se está apostando con fuerza por su transformación debido a que se trata de un sector estratégico.

De hecho, remarca lo siguiente: “La transformación del sector de la construcción requiere que los trabajadores adquieran un nuevo conjunto de competencias para poder hacer frente a los nuevos desafíos, despuntando como factores clave los avances tecnológicos, la fabricación fuera de obra (off site), los retos sobre el cambio climático y la necesidad de una mayor eficiencia energética, etc.”. En definitiva, como hemos subrayado durante todo el artículo, la construcción industrializada y la digitalización son dos tendencias convergentes, y no puede entenderse un futuro de la construcción sin una evolución conjunta de ambos.

¿Cómo se desarrolla un proyecto de energías renovables?

EPC (Construcción) de un parque fotovoltaico, proyecto de energías renovables

Ya no es noticia hablar de energías renovables. Hace tiempo que el compromiso social, de las empresas y las instituciones por la sostenibilidad es grande, y cada día está más implementado y es más visible.

En los ámbitos de la construcción y la ingeniería, llevar a cabo proyectos de energías renovables cuenta con una serie de matices propios no comparables a otros proyectos de edificación u otras infraestructuras.

La planificación, ejecución y puesta en marcha de un proyecto de energías renovables tienen sus propias características y por eso vamos, a continuación, a desgranar todo el proceso en tres fases principales y podríamos considerar otras dos fases posteriores.

Fase de estudio de viabilidad de un proyecto de energías renovables

El pistoletazo de salida de un proyecto de energías renovables tiene lugar con un análisis y estudio de la viabilidad del proyecto. Tanto a nivel técnico como a nivel financiero. Aquí se tienen en cuenta diferentes aspectos:

–        El emplazamiento del proyecto: escoger con total seguridad un lugar concreto donde la cantidad del recurso energético a explotar sea óptimo. Aquí hablamos de energía fotovoltaica y eólica, principalmente, donde el emplazamiento también es clave: radiación solar, dirección y frecuencia del viento; pero también podríamos hablar de biomasa, hidrógeno, etc.

–        Las características del mercado: todo proyecto energético busca mercados estratégicos donde se puedan conseguir oportunidades de inversión interesantes.

–        Idoneidad del proyecto: en este saco podrían caer muchos aspectos, desde las limitaciones medioambientales hasta la regulación estatal, regional o local.

–        Viabilidad técnica: que la complejidad del proyecto esté alineada con el resto de condicionantes, sobre todo con el financiero.

Esta fase podría dividirse en dos, pues se encuentra a caballo entre una etapa previa de averiguación de factibilidad y definición del proyecto, y una etapa temprana de desarrollo. Por eso es esencial contar con el personal con la experiencia y capacidades técnicas concretas para llevar a cabo el proyecto con éxito.

Estudio de viabilidad en un proyecto de energías renovables

Fase de obtención de permisos y licencias

El siguiente paso se da con la solicitud de permisos y licencias específicos para poder ejecutar dicho proyecto de energía renovable. Aquí es donde empieza a darse el diseño técnico adaptado a los permisos, autorizaciones y licencias pertinentes que requiera el marco regulatorio donde se vaya a operar. En España, por ejemplo, la competencia para expedir licencias y permisos se divide entre el Estado, las Comunidades Autónomas y otras entidades locales como son los ayuntamientos.

Además, en paralelo a la recopilación de permisos necesarios en cada contexto regulatorio, en esta fase se recogen las inversiones o los recursos financieros requeridos para poner en marcha la construcción del proyecto.

En función de la tipología de energía renovable que tenga el proyecto, habrá que dar unos pasos u otros. Por ejemplo, en cuanto a un proyecto de energía eólica, se tendrán que llevar a cabo estudios de medición de viento, con una duración mínima de un año. En cuanto a la energía fotovoltaica, el primer paso que se debe llevar a cabo en esta fase es solicitar un punto de acceso a la compañía eléctrica.

A pesar de que en fases anteriores se han hecho cálculos, análisis y diseños aproximados, es en esta fase cuando de verdad se realizan los diseños técnicos que permiten avanzar tanto en la consecución de los permisos como en los estudios de viabilidad.

EPC (Engineering, Procurement and Construction) para un proyecto de energías renovables

Un modelo muy extendido entre los proyectos de energía renovable se conoce como EPC, por sus siglas en inglés de Engineering, Procurement and Construction. En castellano, habitualmente conocemos esta fórmula como “llave en mano”, y se debe a que una única empresa se encarga de todo el proceso. Es decir, que toda la responsabilidad de dejar lista la planta de energía para su funcionamiento recae sobre un único contratista.

La ingeniería del proyecto puede sufrir modificaciones hasta llegada esta fase, para contar con todas las garantías y la máxima seguridad de que se ejecutará todo el proceso adecuadamente. Posteriormente, en esta fase se lleva a cabo la construcción que contempla trabajos de obra civil y montaje de la planta de energía renovable.

También, en esta etapa, se ejecuta toda la obra civil necesaria para el acondicionamiento del terreno y de los accesos, de la interconexión de la propia planta con la red de distribución eléctrica, y también el montaje de todos los equipos necesarios para el correcto funcionamiento de la planta energética. Como nota, decir que durante la fase de construcción se ponen en marcha diferentes controles y monitoreos que aseguren que el proyecto se ajusta a lo pactado.

EPC - Construcción de un proyecto eólico de energías renovables

Finalmente, y una vez terminada la construcción del proyecto, quedará su puesta en marcha. Para ello, es necesaria una última subfase de solicitud de autorizaciones para conectar esta planta energética a la red eléctrica. Por ejemplo, hablamos del ingreso de la planta en el Registro de Instalaciones del Régimen Especial.

Fase operativa y fase de desmantelamiento

Hablamos de una fase operativa como el plazo de tiempo durante el que se realiza la explotación de la planta de energía renovable. El periodo de duración de esta fase operativa viene determinado por la tecnología utilizada. El plazo de retribución de una planta energética renovable viene determinado por el Real Decreto 661/2007, y señala que estos límites son de 15 años para la biomasa, 20 años para la energía eólica, geotérmica, marina, y 25 años para las plantas solares e hidráulicas.

Pasado el tiempo de explotación de una planta de energía renovable, puede darse una fase de desmantelamiento en el que el emplazamiento vuelva a su estado original. Es decir, una vez que su vida útil haya finalizado, se inicia un proceso habitualmente dividido en tres partes: desmantelamiento de las instalaciones del proyecto; recuperación del suelo ocupado y revegetación; reciclaje de materiales y gestión de residuos. El objetivo, a largo plazo, es mantener la línea de eficiencia y sostenibilidad en todas las características del proyecto.

¿Qué tipos de construcción industrializada existen?

Tipos de construcción industrializada. Imagen de construcción 2D en hormigón en una obra de ávita, empresa de construcción industrializada de Grupo Avintia

Si sigues este blog, o la propia actividad de Grupo Avintia, sabrás que somos especialistas en construcción industrializada, un concepto revolucionario para transformar el sector de la construcción.

En este post queremos analizar los tipos de construcción industrializada. Aunque ya hemos explicado al detalle cómo es el proceso de fabricación, no hemos tenido la ocasión de valorar las variantes que ha traído la industrialización.

Preludio: ¿Por qué construcción industrializada?

Para Grupo Avintia, la construcción industrializada es el futuro de la construcción. Principalmente por dos motivos: en primer lugar, porque es la solución conveniente tanto a la demanda actual de vivienda, como a la necesidad de ejecutar un gran volumen de obra con escasez de mano de obra cualificada;  y en segundo lugar, porque supone una alternativa que se adapta con mayor precisión a las normativas vigentes (europeas y nacionales) en lo relativo a la sostenibilidad y la eficiencia energética.

Tipos de construcción Industrializada. Fábrica con línea de producción de paneles 2D en hormigón de ávita, empresa de Construcción Industrializada de Grupo Avintia

Por eso, los procesos industrializados permiten mejorar los procesos de construcción, en entornos más controlados, con procesos redundantes gracias a los que se produce una mejora continua de los elementos a fabricar; y que además, facilita la incorporación de tecnología de vanguardia en todo el proceso, llevando la calidad y diseño de los edificios un nivel más allá.

 

Clasificación de sistemas de construcción industrializada

No existe una única fórmula para entender la construcción industrializada. La complejidad del proyecto, los elementos fabricados, las capacidades de la fábrica, etc., dictarán cómo es el sistema de construcción industrializada.

Para matizar los elementos que más nos interesan aquí, escogeremos dos divisiones habituales de sistemas de construcción industrializada:

  • Tipos de construcción industrializada por sus elementos industrializados.
  • Tipos de construcción industrializada por materiales más utilizados.

 

Tipos de construcción industrializada por sus elementos industrializados

 Los elementos constructivos producidos en fábrica, es decir, las piezas del edificio que se generan a través de la construcción industrializada, pueden ser de cuatro formas diferentes:

  • Elementos industrializados unidimensionales: nos referimos a vigas, pilares o canaletas que pueden producirse de forma industrial en fábrica.
  • Elementos industrializados 2D: cuando hablamos de muros autoportantes de hormigón, en los que se incluyen aislamientos, y se aplican instalaciones. Este es el sistema de elementos panelizados utilizado en el ecosistema integral de innovación e industrialización Ávita de Grupo Avintia.
  • Elementos industrializados 3D: consiste en módulos tridimensionales, frente a los muros del caso anterior, que conforman el edificio que será montado en obra. En ocasiones son el resultado de la unión de elementos unidimensionales y bidimensionales. Dos conceptos limitan el tamaño de estos elementos, en primer lugar, el volumen, pues se ha de transportar de fábrica a obra; y por otro lado, la altura, pues los edificios así construidos solo pueden tener 3 o 4 alturas.

Tipos de construcción industrializada. Imagen de un módulo 3d para construcción de una vivienda industrializada. En construcción también se encuentran elementos 3D como baños industrializados que se ensamblan en obra.

  • Elementos independientes: cada vez es más común en la construcción industrializada la producción de elementos completamente independientes que ensamblar en obra, de una forma muy parecida a los dispositivos plug and play. Hablamos de escaleras, terrazas, cocinas, e incluso baños completos, con todos sus elementos. Estos se producen en serie y se ensamblan en obra. Se pueden combinar tanto con la construcción tradicional como con la construcción industrializada.

 

Tipos de construcción industrializada por materiales más utilizados

Tres son los materiales que entran en esta clasificación: madera, acero y hormigón. En primer lugar, la madera es una gran protagonista de la construcción norteamericana, aunque también está muy presente en algunos edificios del norte de Europa. Uno de los sistemas principales es el conocido como structured insulated panels, que consta de módulos producidos en fábrica, principalemente paredes, que se construyen como un sándwich donde dos capas de madera guardan un interior de aislamiento. Además, es un material sostenible cuya huella de carbono es muy baja.

En cuanto al acero, se utiliza, especialmente en EE. UU., para producir viviendas de 2 o 3 alturas, mediante la técnica conocida como steel framing. Básicamente son perfiles de acero galvanizado que se utilizan para conformar la estructura interna del edificio, el esqueleto. Después, se añaden a estos perfiles las planchas que harán de paredes, techo o piso.

Es una tipología de construcción industrializada muy presente en Norteamérica desde los años 50, aunque sus procesos se han ido haciendo cada vez más sofisticados. La construcción ligera permite reducir ostensiblemente el tiempo de producción de estos edificios y además es muy poco contaminante: la huella ambiental es mínima debido a que los desperdicios generados son casi nulos.

Finalmente, llegamos a la construcción con hormigón. También es una tipología utilizada desde hace décadas, casi un siglo. Sin embargo, los procesos actuales de la fabricación a través de construcción industrializada se apoyan en tecnología de vanguardia y han llevado esta técnica al siguiente nivel.

Tipos de Construcción Industrializada. Panel de construcción industrializada en hormigón que incorpora en sus capas la estructura en hormigón, instalaciones, aislamiento y ventanas. Imagen en la fábrica de construcción industrializada de ávita.

Consiste en sustituir los paneles de obra, los forjados y los pilares por elementos producidos en fábrica en lugar de directamente en obra. Estos elementos son paneles con capacidad portante, y están fabricados en hormigón armado. Se componen de tres capas: una capa de hormigón que otorga resistencia y rigidez estructural, otra capa interior donde se aloja el aislamiento e instalaciones y una tercera capa interior que se compone de placas de yeso que dan hacia el interior del edificio.

La construcción con hormigón es una tipología de construcción industrializada que, al incluir materiales metálicos o fibras sintéticas con el hormigón, lo convierte en más resistente y duradero; al realizarse en fábrica facilita la generación de elementos más rápidamente, son flexibles en sus diseños, se llevan a cabo bajo una producción controlada y mejorable, etc.; y además, permite la inclusión de instalaciones concretas en cada elemento construido, luego son tremendamente versátiles.

Sector inmobiliario: datos muy positivos en 2022, con el mayor número de ventas en 15 años

Viviendas de nueva construcción de Avintia Construcción. Promoción en Moralzarzal de Grupo Avintia Real Estate

El pasado 7 de febrero, el portal inmobiliario Idealista corroboró con datos lo que muchos expertos del sector habían anunciado durante el año 2022: la venta de vivienda había aumentado hasta llegar a cotas no vistas en más de una década. A estos datos positivos se suman otros, como el también crecimiento positivo en la firma de nuevas hipotecas.

En este post detallamos el éxito de 2022 en el sector inmobiliario y repasamos las señales que indican cómo será el escenario de 2023, donde la vivienda de segunda mano sigue siendo protagonista.

2022, año de gran éxito para el sector inmobiliario

Tal y como reflejan los datos de Idealista, las compraventas de vivienda crecieron un 6,1 % interanual, quedando por encima de los datos recogidos en los últimos quince años. Habría que remontarse a 2007 para encontrar cifras superiores. 2022, por lo tanto, y de una forma más sostenible, ha supuesto un año récord para el inmobiliario: se vendieron 719.680 viviendas y se firmaron 355.470 hipotecas.

Interior de vivienda de obra nueva con hipoteca firmada en 2022 en España

El volumen de nuevos préstamos vio un crecimiento del 2,8 % respecto del año anterior y por eso señalamos arriba que se trata también de un año especial para las hipotecas. En el mercado hipotecario se registraron cifras que no se habían apreciado desde el año 2010.

El aumento más notable en la compraventa de vivienda fue en Canarias, con un 26,9 % de crecimiento, y en la Comunidad Valenciana, con un 14 %. Otras 12 comunidades autónomas vivieron grandes mejoras en sus transacciones de inmuebles, con algunas pequeñas caídas en las restantes, como la Comunidad de Madrid, con un -1,1 %.

Sorprendentemente, y después de un año de tantos datos positivos, el mes de diciembre sufrió caídas de dos dígitos. Los motivos de esta desaceleración del sector pueden ser el encarecimiento de la financiación y un cambio en la percepción del mercado. Sin embargo, se prevé que 2023 no sea un año de desplome (tanto en precio de vivienda como en volumen de ventas), sino más bien de una estabilización del mercado.

Vivienda nueva frente a segunda mano

El diario económico Business Insider apunta, además, que en España ya se venden más casas de segunda mano que nunca: hasta 532.459 transacciones de pisos usados. Esta cifra es muy llamativa, como apunta el diario, porque se trata de la “más alta de la serie histórica del INE, incluso por encima de los datos de 2007, en plena burbuja”.

Venta de vivienda de segunda mano en el centro de las ciudades de España por falta de oferta de obra nueva

En la obra nueva los datos señalan un crecimiento de un 2,6 %, hasta las 117.035 operaciones, siendo la cifra más elevada desde 2014. En general, la falta de stock de vivienda nueva ha empujado a los compradores a la segunda mano.

No obstante, aquí influyen muchos factores aparte de este. Por ejemplo, el impulso de la rehabilitación de edificios. Pero la vivienda nueva cuenta actualmente con varios escollos para su despliegue, como son el encarecimiento de los materiales, la falta de mano de obra cualificada y los retrasos que provocan las Administraciones públicas en el fomento de nuevos desarrollos. Todo ello, además, ha provocado el aumento del precio de la vivienda de obra nueva, lo que motiva a los compradores a buscar soluciones más intermedias.

Imagen de cocina de vivienda usada tras una reforma destacando altas calidades

Precisamente, un mensaje que habitualmente compartimos desde Grupo Avintia es que la construcción industrializada puede ser la solución a estos problemas: no solo es una fórmula innovadora y digitalizada de abordar la construcción de parque inmobiliario que España necesita, sino que además es una solución sostenible y de futuro.

Expectativas para el año 2023

A lo largo de estas líneas ya hemos dejado entrever la que, bajo nuestro punto de vista, 2023 será un año de estabilización del mercado. Algunos expertos hablan de que hemos vivido unos años de crecimiento y que en 2022 se ha llegado a la cima, anticipando una caída brusca. Es obvio que la coyuntura social actual puede rebajar las expectativas: han subido los tipos de interés, las condiciones del crédito inmobiliario se están haciendo más severas y las familias aumentan su ahorro como consecuencia de la inflación en sus economías.

Sin embargo, algunos indicadores nos hacen volver a tener esperanza. En primer lugar, porque estas condiciones podrán generar una bajada en los precios, pero no así una desaceleración dura de la compraventa de vivienda en volúmenes de unidades.

Expertos consultados en RTVE concluyen lo siguiente: “el sector aguantará el tirón de años anteriores, pese a la subida de tipos: las operaciones de compraventa disminuirán, aunque levemente; los precios seguirán siendo elevados y no se esperan correcciones a la baja; mientras que el mercado hipotecario se resentirá y la hipoteca mixta ganará terreno”.

Las operaciones de compraventa podrán volver a niveles de 2019; los precios se ajustarán, pero no se desplomarán ni mucho menos; y el mercado hipotecario se desacelerará hasta en un 10 %. No obstante, tenemos que pensar que las cifras al alza de 2022 han marcado hitos no vistos en década y media. Así que una ligera estabilización del sector no es inherentemente una mala noticia. Solo el tiempo dictaminará si estas predicciones son ciertas.

 

Energías renovables: la transición energética en España

La transición energética en España. Instalación de paneles solares para autoconsumo en hogares e industria

¿Sabías que, desde el verano de 2022, las energías renovables en España rozan la mitad de la producción total energética? Se puede percibir claramente la apuesta global por las energías limpias en nuestro país. Desde las instituciones supranacionales, pasando por gobiernos estatales y regionales, hasta las empresas y el público en general, hemos visto en los últimos años un aumento del compromiso con el medioambiente.

Por todo ello, nos encontramos en un proceso de transición energética en España que tiene muchas lecturas y formas de análisis. Veamos a continuación un repaso sobre el contexto actual de la transformación desde las energías basadas en los combustibles fósiles hasta las energías limpias libres de emisiones contaminantes.

La transición energética de España en 2023

Muchas empresas del sector energético español llevan años (en casos quizá décadas) impulsando las energías renovables. Sin embargo, no ha sido hasta los últimos años, debido a la toma de conciencia del cambio climático, entre otros motivos, que se ha dado una apuesta importante por la producción verde de energía.

Energías verdes, provenientes de fuentes sostenibles como la energía eólica o energía fotovoltáica

El Acuerdo de París de 2015, primero, y después el Pacto Verde Europeo (2020) son algunos de los acuerdos internacionales claves para esta transición hacia la energía limpia. En España, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética (2021) es una de las normas esenciales para entender esta transformación. Sus objetivos, para el año 2030, son los siguientes:

  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de la economía española en, al menos, un 23 % respecto del producido en el año 1990.
  • Conseguir una penetración de las energías renovables en el consumo de energía final de, al menos, un 42 %.
  • Lograr un sistema eléctrico con, al menos, un 74 % de generación a partir de energías de origen renovable.
  • Mejorar la eficiencia energética disminuyendo el consumo de energía primaria en, al menos, un 39,5 %, con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria.

Cabe destacar que el segundo objetivo ya se podría dar por conseguido. Tal y como informa el diario El Mundo, en el año 2021 se alcanzó el 47 % de la producción española de energía mediante renovables. Podemos asumir, por lo tanto, que el marco regulatorio fijado está consiguiendo sus frutos.

Situación de la energía fotovoltaica y eólica

De los datos anteriormente mencionados, la energía eólica aportó en 2021 el 17,1 % del total, mientras que la fotovoltaica solo un 2,9 %. Estos datos publicados en 2022 sobre resultados del anterior ejercicio se espera que mejoren.

Hablamos, especialmente, del boom del autoconsumo en España. Por las circunstancias geopolíticas globales y el elevado coste de la energía, los españoles se han lanzado al autoabastecimiento a través de energía solar, principalmente. Tanto es así que en 2022 se duplicó la cifra de autoconsumo y se marcó un 108 % de crecimiento respecto del año anterior.

Según datos facilitados por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) y recogidos en EFE, “en 2022 se instalaron 2.507 megavatios (MW) de nueva potencia instalada de energía solar dirigida al autoconsumo doméstico, industrial y comercial, por los 1.203 MW de 2021”.

Instalación de placas solares en un techo de una vivienda para autoconsumo de energía en España

Con estos datos de autoconsumo, España acumula 5.249 MW de potencia instalada. El reparto entre sectores de estas cifras se establece de la siguiente manera: el 32 % de las instalaciones fueron para el sector residencial, un 20 % para el comercial, un 47 % para el sector industrial.

Complicaciones en el avance de las energías limpias

 El contexto belicista global vivido tras la invasión rusa de Ucrania en 2022, el mundo pospandemia y otros factores geopolíticos internacionales han influido en los precios de la energía generando una crisis global sin precedentes. Aunque hemos podido apreciar en las cifras citadas anteriormente que el avance de la energía renovable es imparable en España, algunas notas negativas apuntan a que el camino a la transición energética no será un camino de rosas.

Tras cuatro años consecutivos de reducción de emisiones de CO2, las eléctricas españolas aumentaron un 24 % sus emisiones contaminantes. Un pico, por tanto, del sistema eléctrico conectándose de nuevo a energías generadas a través de combustibles fósiles. Esto se debe a diferentes motivos, siendo uno de ellos la sequía que hizo que se desplomara la generación de energía hidroeléctrica; o las exportaciones de energía a países vecinos, como Portugal por los mismos motivos de sequía, o Francia por su apagón de las plantas nucleares.

Desarrollos actuales de Avintia Energía

Grupo Avintia apuesta activamente a la transición energética española. Con su división Avintia Energía, el grupo se sube a la descarbonización con más de 59 proyectos en desarrollo con más de 2900 MW de energía renovable.

De hecho, en febrero de este año, Avintia Energía ha adquirido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva para 11 proyectos de energía renovable en España con una potencial total de 281 megavatios. Hablamos del primer portfolio de esta división, donde se han obtenido el 100 % de los permisos. Se trata de tres parques eólicos y ocho parques fotovoltaicos.

Estos proyectos estarán repartidos por la geografía española: los tres parques eólicos se situarán en Galicia, mientras que los ocho parques fotovoltaicos se repartirán entre Castilla la Mancha (4), Andalucía (2), Castilla y León (1) y Comunidad Valenciana (1).

El director general de Avintia Energía, José Castelo, valoró la apuesta por el futuro y las energías renovables: “Este hito de las DIA positivas nos permite dar los primeros pasos dentro de nuestro plan estratégico y empezar a visibilizar el trabajo que hay detrás de cada proyecto de energía renovable, impulsándonos a seguir trabajando por la descarbonización y la producción de energías más limpias”.

¿Cómo es una fábrica de Construcción Industrializada?

Imágene general de la fábrica de Construcción Industrializada de ávita, empres de construcción industrializada de Grupo Avintia. Se muestra una panorámica general con todas las estaciones de la línea de producción

Grupo Avintia ha apostado por la construcción industrializada con la creación de ávita, aportando activamente a la transformación del sector constructor. Hemos puesto la innovación y la digitalización al servicio de un sector que necesitaba un cambio y ahora podemos presumir de ser líderes en una industria disruptiva que cuenta con muchísimas posibilidades de futuro.

En este artículo queremos tratar un aspecto fundamental de la Construcción Industrializada: el papel de las fábricas de componentes o elementos constructivos. Estas hacen que el modelo tradicional de la construcción pivote hacia un modelo nuevo, más sostenible, seguro y eficiente.

 

La fábrica, pilar esencial de la construcción industrializada

Uno de los cambios esenciales que presenta la construcción industrializada respecto del modelo tradicional de construcción es que muchos componentes principales del edificio, e incluso su estructura, no se producen en la ubicación final. De la misma forma que el sector automovilístico, en la segunda década del siglo XX, empezó a fabricar sus modelos en masa o en cadena, la construcción industrializada demanda la aparición de la fábrica en la construcción.

Fábrica de Construcción Industrializada de ávita, empresa de construcción industrializada de Grupo Avintia. Plano general de la línea de producción de la fábrica.

A diferencia de un vehículo, cuyas piezas pueden fabricarse y ensamblarse en una planta manufacturera, un edificio debe construirse o ensamblarse en su ubicación final. Sin embargo, la digitalización de los procesos constructivos ofrece, a través de disciplinas como la metodología BIM, la posibilidad de que cada detalle de un edificio sea diseñado y calculado con extrema precisión para producirse independientemente en una fábrica y después sean ensamblados on-site. Esa digitalización habilita un cálculo milimétrico que facilita una producción en cadena de elementos y un ensamblaje seguro, con precisión y de alta calidad en obra.

La prefabricación de elementos constructivos no solo acelera los procesos y reduce los tiempos de ejecución, sino que impulsa la sostenibilidad (elementos mejor planteados, menores residuos, etc.); permite que la digitalización logre conseguir el máximo nivel de calidad en cada pieza; y reduce los costes para, así, conseguir edificios más eficientes y que aportan mejor calidad de vida a sus ocupantes.

 

El proceso de producción en una fábrica de Construcción Industrializada

Las fábricas de construcción industrializada -como es el caso de Wallex, la fábrica de ávita- cuentan con un carrusel en el que los elementos constructivos atraviesan diferentes etapas durante la fase de producción. Para volver al ejemplo de la automoción, imaginemos una cadena de montaje de coches, pero con módulos de fachada, muros medianeros, núcleos de escalera, baños, balcones u otros elementos constructivos.

Robot que marca las mesas de la línea de producción en la fábrica de construcción industrializada de ávita, empresa de construcción industrializada de Grupo Avintia

Toda la cadena de fabricación se basa en sistemas robóticos automatizados que realizan diferentes funciones, como señalar el área donde irán ventanas, puertas, instalaciones eléctricas, etc. Una vez se ha ploteado la posición de cada uno de estos elementos, se pasa a otra sección en la que otro robot instala el encofrado de puertas, ventanas, instalaciones y demás.

Es en las siguientes fases cuando entra en juego un elemento esencial: el hormigón. Siguiendo el proyecto arquitectónico digitalizado, se ha producido únicamente el volumen de hormigón necesario para cada elemento que se fabrica. Tras una primera capa se instalan el aislamiento y los insertos necesarios para la unión en obra con otros paneles industrializados. Entonces vuelve a la estación de hormigonado donde recibe una segunda capa con propiedades de alta resistencia para hacer del panel parte de la estructura del edificio. Después de esta fase, llega a la cámara de curado donde se secará el hormigón antes de pasar a las fases finales de fabricación.

Una vez curado el hormigón, se instalan mediante la ayuda de guías láser las instalaciones eléctricas e hidráulicas, además de la capa de aislamiento interior con lana de roca que son cubiertas con placas de yeso. Posteriormente se introducen el resto de elementos necesarios para ese elemento concreto: puertas, ventanas, pintura, o lo que esté especificado en el diseño inicial. Estos son los pasos finales antes del almacenamiento, donde los paneles son identificados mediante un código QR y esperarán el momento para ser trasladados a obra para su ensamblaje en el edificio. Otra de las ventajas de la construcción industrializada es que estos paneles pueden ser reciclados o reutilizados cuando este edificio haya cumplido su vida útil.

 

Ávita y la fábrica de Construcción Industrializada

Como podrás ver en el vídeo a continuación, Grupo Avintia cuenta con una fábrica en la que produce los paneles de la solución de construcción industrializada ávita. Esta fábrica cuenta con una superficie de más de 16.000 metros cuadrados y una capacidad de producción de más de 90.000 metros cuadrados de paneles al año.

Además, ávita se basa en un ecosistema de innovación en el que coexisten marcas líderes en sus respectivos sectores, como Kömmerling, Saint-Gobain, Schneider Electric o Sika, entre otras. Estos fabricantes incorporan sus propias soluciones innovadoras al sistema de construcción industrializada de ávita directamente en la fábrica de construcción industrializada, haciendo parte integral del proceso de fabricación de los paneles.

‘If this, then that’ (IFTTT): la fórmula del hogar inteligente

Smart Homes: IFTTT (If this, then that)

En los últimos años, con la popularización de los altavoces inteligentes, los asistentes virtuales y el Internet de las Cosas, la ya conocida domótica ha dado paso a lo que conocemos como “hogar inteligente”.

IFTTT es una plataforma, servicio y app que permite crear reglas, rutinas y programar itinerarios sencillos entre dispositivos y aplicaciones. Con ello, acerca al gran público la automatización del hogar a un nivel nunca antes visto.

En este post queremos contrastar las principales capacidades de IFTTT (“if this, then that”; en español, si esto, aquello) y su aplicación en el día a día en los hogares modernos.

 

IFTTT y sistemas de automatización

 

En multitud de ocasiones, se habla del IFTTT como una lógica para programar rutinas dentro de servicios, aplicaciones o dispositivos digitales. Lo cierto es que, además de ser un conjunto o patrón de fórmulas aplicables en muchos sistemas, IFTTT también es un servicio, plataforma y aplicación en sí mismo.

Imagen de concepto para programación de rutinas mediante sistema IFTTT: Is this, then that.

 

Este IFTTT original surgió en 2010 y ha evolucionado mucho desde su lanzamiento. Se puede conseguir a través de su propia página web, en la Play Store para dispositivos Android y en la App Store para dispositivos iOS. A priori, las integraciones con las que funciona IFTTT puede parecer que están más centradas en el apartado de las redes sociales, la productividad y las agendas profesionales. Sin embargo, se pueden obtener grandes ventajas al aplicarlo a la domótica y el hogar inteligente.

 

En primer lugar, porque con IFTTT puedes conectar tu asistente de voz (Alexa, Google Assistant, etc.) con todo tipo de dispositivos y aplicaciones. Digamos que IFTTT sirve de puente para que estos sistemas se comuniquen entre sí. Hablamos de rutinas sencillas como que las luces se enciendan cuando uno llega a casa, hasta otras más complejas como que un servicio online de meteorología avise de las condiciones a la climatización inteligente, para conseguir el máximo confort interior dependiendo del tiempo fuera del hogar.

 

Hogares que aprenden: IFTTT y big data

 

Tal y como apunta un estudio de Cisco, recogido en Cinco Días, en 2023 habrá 5300 millones de usuarios de Internet (el 66 % de la población mundial), mientras que la cifra de dispositivos conectados será de 29.300 millones. El llamado Internet de las Cosas (IoT o Internet of Things) es uno de sectores del mercado tecnológico con mayor crecimiento y proyección. Cada vez contaremos con más elementos dentro de nuestros hogares que estarán conectados a internet y entre sí.

conectividad del hogar mediante internet a través del teléfono móvil.

Las viviendas tendrán un hub de control centralizado en una inteligencia artificial, accesible desde cualquier dispositivo digital, en tiempo real, para gozar de todo tipo de información relativa a los sistemas del hogar. La adopción del 5G promete impulsar el IoT debido a que permitirá, entre otras cosas, más dispositivos conectados y una mejor comunicación entre ellos. Todo esto, unido al potencial del IFTTT y la cada vez más extendida sensorización de los edificios, promete un escenario propicio para los hogares conectados.

 

Es más, esas inteligencias artificiales que recogen ya no solo preferencias de las personas que habitan en dichas viviendas, recogerán ingentes cantidades de datos a través de todos esos dispositivos y sensores. Por ello, la próxima frontera de este entorno digital es la de que estos sistemas sean capaces de aprender de las rutinas diarias de los ocupantes del hogar, de sus gustos. De esta forma, la inteligencia artificial podrá aplicar lógicas de IFTTT para el mayor confort y beneficio de los usuarios del hogar.

 

Domótica inteligente y sistemas del hogar conectados

 

Pero, como hemos señalado, las rutinas IFTTT no dependen del servicio con su mismo nombre, sino que cada proveedor de servicios o productos de hogar conectado o Internet de las Cosas aplica estas lógicas de comandos a su propia oferta. Es más, cada día son más habituales los dispositivos dentro de la vivienda que permiten que el hogar sea más confortable. A continuación algunos ejemplos:

  • Persianas: con sistemas inteligentes que permiten control de voz manos libres o desde cualquier lugar (en remoto, fuera de casa), se puede añadir una capa más de automatización con el IFTTT. Si está conectado a sistemas que interpretan la luz diurna, podemos programar la bajada de persianas en función de una mayor o menor incidencia lumínica exterior.
  • Climatización: si contamos con otros dispositivos conectados, como por ejemplo un smart watch, podemos sincronizarlo de cara a que reconozca cuándo llegamos a casa para activar ciertas funciones de la climatización (aire acondicionado en verano o calefacción en invierno).
  • Electrodomésticos: cada día llegan al mercado nuevas propuestas de electrodomésticos inteligentes y la aplicación de IFTTT no es ajena a ello. Por eso, el rango de posibilidades de aplicación se amplía a diario. Hablamos de, por ejemplo, que una aspiradora o robot de limpieza se activen cuando no hay nadie en casa o recibir un mensaje en el smartphone cuando se tiene que cambiar el filtro del agua del refrigerador inteligente.
  • Iluminación: las opciones con las bombillas inteligentes son también muy variadas, y van desde sencillas propuestas como que se enciendan las luces en el atardecer, a que se atenúe la iluminación a la hora de llevar a los más pequeños a la cama.

Sistema de iluminación en Smart Homes, mediante secuencia lógica IFTTT (If this, then that)

 

Ávita y la digitalización de la construcción y de la vivienda

 

Ávita, el primer sistema integral de construcción industrializada de Grupo Avintia, propone una solución global de construcción off-site que aplica la innovación para entregar un nuevo concepto de vivienda con calidad y diseño, que solo el proceso industrial puede ofrecer.

 

Por un lado, hablamos de una digitalización del proceso constructivo porque Ávita es un ecosistema de innovación e industrialización, con un elevado número de partners líderes en sus industrias, que trasladan la construcción de edificios al panorama tecnológico del siglo XXI.

 

Además, a través del proceso propuesto de construcción industrializada se aprovechan estas  ventajas para conseguir edificios más sostenibles y eficientes, construidos en plazos más cortos y con un mayor aprovechamiento de los materiales, pero también para conseguir edificios más inteligentes y conectados mediante las soluciones de los Partners que componen el sistema.

 

Cuáles son los tipos de energía renovable: características y perspectivas de futuro

Tipos de energía renovable y situación actual en España: Energía eólica y fotovoltáica

El cuidado del medio ambiente cada día preocupa a más gente y la apuesta por las energías renovables crece exponencialmente. Además, en el contexto geopolítico en el que nos encontramos, los gobiernos europeos están acelerando el paso para diversificar sus fuentes de suministro.

Más allá del compromiso de descarbonización de los países con iniciativas internacionales como la Agenda 2030, la coyuntura actual requiere de un impulso extraordinario para hacer frente a los retos energéticos del futuro más próximo. Las renovables, que vamos a analizar a continuación, se postulan como la solución limpia más inmediata para gobiernos, pero también a pequeña escala para cualquier economía doméstica.

Sistemas de generación de energías renovables

 Entendemos como fuentes de energía renovable aquellos sistemas de generación de energía que están basados en la utilización de fuentes naturales como el sol, el viento, el agua o la biomasa.

Principalmente, este tipo de energías destacan porque son limpias y renovables: limpias porque no requieren de combustibles fósiles y generan poco o nulo impacto medioambiental; y renovables porque los recursos naturales de los que se sirven para obtener la energía son capaces de regenerarse de forma natural.

Son además unas fuentes de energía muy competitivas, principalmente por la preocupación creciente por la acción climática y la conservación del planeta. También se conoce a estos tipos de energía como energías alternativas o energías verdes. A continuación presentamos un pequeño resumen de las más habituales y sus características.

 

Eólica

 La energía eólica es aquella que se obtiene a través de aerogeneradores que transforman la fuerza del viento en electricidad. Dicho de otra forma, la energía cinética de las corrientes de aire se extrae a través de un rotor, que transforma esa energía cinética en energía mecánica. Gracias a este movimiento generado, la energía mecánica de las aspas y rotor del aerogenerador se convierte en energía eléctrica a través de la sección denominada generador.

Parque eólico. Generación de energías renovables por medio de aerogeneradores.

Los gigantescos aerogeneradores de los parques eólicos, con tamaños desde los 75 hasta los más de 100 metros de altura, son el descendiente directo de los molinos de viento que ha usado el ser humano desde hace cientos de años. Un aerogenerador moderno puede tener una potencia máxima de entre 6 y 12 MW. Para hacernos una idea, una turbina media puede cubrir la demanda media de unos 600 hogares.

 

 Solar

 La energía solar, que se encuentra en pleno auge hoy en día, se basa en aprovechar la radiación electromagnética del sol. Para ello, se requiere el uso de células fotovoltaicas, colectores solares o heliostatos. Actualmente es la energía alternativa más popular puesto que el sol es una fuente de energía disponible en cualquier parte del planeta. Para la producción de energía, las células solares fotovoltaicas generan energía eléctrica por el efecto fotoeléctrico: son materiales capaces de absorber fotones (partículas lumínicas) y liberar electrones, lo que genera una corriente eléctrica.

Energías renovables fotovoltáicas. Desarrollo fotovoltáico con paneles solares para producción de energías renovables.

Solar térmica

 La producción de energía solar más popular se basa en placas solares instaladas en los tejados de las viviendas, que convierten la radiación solar en energía eléctrica. Pero existe una variante que es la energía solar térmica. Consiste en aprovechar esa radiación solar para calentar un fluido, que después genera vapor y acciona una turbina que produce electricidad.

Esta energía verde convierte la energía del Sol en energía térmica y propone diferentes soluciones: existen complejas centrales solares térmicas destinadas a la producción de energía, pero también sistemas más sencillos que pueden instalarse en hogares para generar agua caliente sanitaria o calefacción por suelo radiante.

Hidrógeno verde

 Una de las mayores apuestas del mercado de las energías renovables es el hidrógeno verde. Esta tecnología se basa en la obtención de hidrógeno (que está presente en el 75 % de la materia) a través de un proceso químico conocido como la electrólisis. Mediante una corriente eléctrica separa el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua. Cuando esa electricidad parte de energías renovables, obtendremos energía sin la emisión de dióxido de carbono. Lamentablemente, hoy es cuestión de debate por el alto coste actual de su implementación.

 

Distribución de la generación de energía en España

Según Statista, en 2021 la producción energética en nuestro país ya está liderada por la energía eólica (con un 23,3 % del total). Anteriormente, la energía nuclear era la principal fuente de energía en España y todavía sigue teniendo un papel capital (20,8 % del total). La energía solar fotovoltaica, que se encuentra en pleno auge, ocupaba en 2021 un 8,1 % de la producción nacional, así que tendremos que esperar a 2023 para observar si de verdad 2022 ha sido el año de la expansión de esta fuente renovable de energía.

Sin embargo, y según esta misma fuente, es imposible no reconocer el crecimiento de las energías renovables en España: el 54 % de toda la potencia instalada en 2020 corresponde a energías limpias; además, el 45 % de energía empleada para generar energía en 2020 provino de energías renovables.

 

Política energética para transición hacia más renovables

 Actualmente, el marco principal que rige las directivas del Gobierno en materia energética está reflejado en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) de 2021-2030, en consonancia con la política de la Comisión Europea. Mediante este plan, se persigue reducir un 23 % las emisiones de gases de efecto invernadero respecto de 1990. Entre los demás objetivos se encuentran el aumento de la producción de energías renovables y el fomento de la eficiencia energética.

 

Grupo Avinita, desde la iniciativa privada, se adhiere a este compromiso por la acción climática y la apuesta por las renovables con su división Avintia Energía. Para la descarbonización, bajo el marco del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, Avintia Energía cuenta con más de 59 proyectos en desarrollo y 7 tipos de energía renovable en cartera.

Así funciona una cooperativa de viviendas en España: qué es y cómo opera

Foto de urbanización construida mediante el modelo de cooperativa de viviendas

Encontrar la vivienda adecuada para una familia es un proceso laborioso y requiere una toma de decisiones complejas. A las fórmulas más tradicionales de compraventa de vivienda, ya sea de segunda mano o de obra nueva, se le une otra ruta hacia la adquisición de un activo inmobiliario: hablamos de las cooperativas de viviendas.

En este post queremos analizar qué es una cooperativa de viviendas, cómo funciona a nivel jurídico en nuestro país, cuáles son las ventajas de adquirir una vivienda a través de una cooperativa para un comprador y qué es una gestora de cooperativas para gestionar este tipo de inmuebles.

Qué es una cooperativa de viviendas

La Guía del Socio Cooperativista de Viviendas, un documento publicado por la Comunidad de Madrid, define una cooperativa de la siguiente forma: “Según la legislación en vigor, una cooperativa de viviendas es una entidad que asocia normalmente a personas físicas (en algunos supuestos también a determinadas personas jurídicas) que precisen alojamiento o locales para sí y/o sus familiares; permitiendo la ley que entre sus fines estén también, entre otros, la construcción de edificaciones complementarias (por ejemplo, plazas de aparcamiento) y la prestación de servicios a las viviendas y su rehabilitación”.

Dicho de una forma más sencilla, una cooperativa de viviendas es una asociación de personas, sin ánimo de lucro, cuya unión tiene como objetivo promover la construcción de viviendas destinadas a los socios cooperativistas. Obviamente, este tipo de asociaciones se dan para conseguir viviendas con las mejores condiciones de calidad, pero al mejor precio. La principal razón por la que las viviendas se encuentran por debajo de precio de mercado es porque se elimina la figura del promotor: la cooperativa es, a la vez, promotora de la sociedad y adjudicataria de la vivienda.

Socios de una cooperativa de vivienda en la entrega por parte de la constructora

Figura jurídica de la cooperativa y sus órganos de control

 Para entender una cooperativa de viviendas hay que pensar en que se trata de una sociedad con carácter participativo, donde existe un funcionamiento democrático y la figura del socio cooperativista es elemental.

El Derecho le da a la cooperativa de viviendas una personalidad jurídica propia, distinta a la de sus socios. Se diferencia de las comunidades de propietarios, por ejemplo, precisamente porque estas no gozan de personalidad jurídica propia.

Las sociedades cooperativas se rigen por las leyes propias de cada Comunidad Autónoma. Es decir, cada cooperativa de viviendas debe responder a la normativa de la Comunidad donde vaya a ejercer su actividad. Aparte de ello, cada cooperativa debe contar con su propio órgano de control. Por lo tanto, esta es la regulación y órganos que debe seguir una cooperativa:

  • Ley de Cooperativas de la Comunidad Autónoma donde desarrolle su actividad.
  • Los estatutos sociales, que han de ser aprobados por la asamblea de socios.
  • La asamblea de socios es el órgano de decisión de la cooperativa y debe tomar las decisiones con sujeción a la ley y a sus propios estatutos. Es el órgano mediante el cual los socios expresan su voluntad.
  • El consejo rector, el órgano de administración, que habitualmente está formado por el presidente, el secretario y el tesorero. Tiene como responsabilidad el gobierno, gestión y representación de la cooperativa de viviendas.

Qué es una gestora de cooperativas y cómo opera

 Los socios cooperativistas a veces no cuentan con los conocimientos o la experiencia para ejecutar algunas fases del desarrollo inmobiliario y para ello se apoyan en las gestoras de cooperativas. Estas son sociedades mercantiles que contratan las cooperativas para gestionar todo el proceso y conseguir que se lleve a buen puerto.

Las gestoras participan en todas las reuniones de la cooperativa y velan por el cumplimiento de la normativa, asesoran al consejo rector y apoyan las decisiones de la asamblea de socios. En definitiva, no toman decisiones sino se aseguran de que la voluntad de los socios esté presente, siempre sujeta a regulación y estatutos. Las empresas gestoras aportan el conocimiento técnico y la coordinación de los servicios por la dificultad inherente del negocio inmobiliario.

Ventajas de adquirir vivienda a través de una cooperativa

 Finalmente, una vez analizado qué es y cómo funciona una cooperativa de viviendas, queremos puntualizar sus más destacadas virtudes. ¿Por qué apostar por adquirir una vivienda a través de una cooperativa de viviendas?

Interior de una vivienda en una promoción inmobiliaria gestionada mediante el modelo de cooperativa de vivienda

  • Principalmente, destaca el ahorro económico. Dependiendo de las fuentes varía el total del ahorro, pero existe un consenso general en que puede suponer un ahorro de entre un 15 y un 20 por ciento respecto de la compra por cauces habituales.
  • Las aportaciones se pueden recuperar, si por ejemplo queremos echarnos atrás, porque las cooperativas están muy reguladas y aseguran las máximas garantías.
  • Comprar vivienda de esta forma permite el pago a plazos y flexibilidad y comodidad en los pagos. En las fases de planificación del desarrollo inmobiliario se empiezan a pagar dichas aportaciones, que seguirán durante la construcción.

Ser socio cooperativista ofrece voz al comprador, que tendrá poder en la toma de decisiones y podrá aportar sus ideas a cómo querrá que sea su futura vivienda.

Más sobre Grupo Avintia

Grupo Industrial líder en el sector constructor inmobiliario

Logo
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

    Los datos personales facilitados tienen carácter necesario y, serán tratados de forma segura y confidencial por GRUPO AVINTIA, S.L, como Responsable del Tratamiento, con la finalidad de gestionar su petición. Para más información al respecto así como para conocer sus derechos en materia de protección de datos, consulte nuestra Política de privacidad o contacte con nuestro Delegado de Protección de Datos

    SÍGUENOS EN: